“Y ustedes, ¿quién dicen que soy?”

(Mt. 16:15)


Mateo 16: 13-17 13 Cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos: —¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? 14 Ellos contestaron: —Algunos dicen que Juan el Bautista; otros dicen que Elías, y otros dicen que Jeremías o algún otro profeta. 15 —Y ustedes, ¿quién dicen que soy? —les preguntó. 16 Simón Pedro le respondió: —Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces Jesús le dijo: —Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás, porque esto no lo conociste por medios humanos, sino porque te lo reveló mi Padre que está en el cielo.  

MINDBREAKERS [para pensar]

  1. ¿Quién influye a quién; el texto bíblico al cine y la cultura o la cultura a nuestra experiencia de fe? 
  2. ¿Cómo podemos conectar el texto con los “movie trailers” y las imagenes de Jesús? 

 

TRASFONDO DEL TEXTO
[ Ivelisse Valentín Vera, D.Min.(C) ]

El libro de Mateo nos remonta a una comunidad judeo-cristiana-helenizada que vive bajo el rechazo del judaísmo y que han sido echados de las sinagogas. Por eso la importancia de organizarse bajo la figura de un Jesús que ha dado cumplimiento a las escrituras y que claramente es declarado Hijo de Dios (14:33; 16:16). Al llamarse a sí mismo “Hijo del Hombre” Jesús reconoce su misión mesiánica y abre la puerta para que los discípulos le validen. La tradición judía esperaba al Mesías que vendría a salvarles de los poderes imperiales y le atribuía el título de Hijo de Hombre basado en las profecías apocalípticas del libro de Daniel. Contrario al Jesús del evangelio de Marcos, en Mateo Jesús es menos espontáneo y más didáctico (educador), así como el evangelio de Lucas. Su función como maestro se hace evidente en la manera de dirigirse a los discípulos a través de parábolas o de preguntas abiertas y reflexivas que les invitan a compartir sus impresiones y arribar a conclusiones basadas en la experiencia más que en el conocimiento; siempre apuntando hacia un significado más profundo y trascendente aun a través de imágenes o sucesos cotidianos. Reconocer en Jesús al Mesías y no a un profeta conllevaba un grado de subversión porque significaba que los poderes políticos e imperiales serían retados. Es por eso que la reacción de Pedro tiene un significado tan profundo. Jesús es el Hijo del Dios vivo, que ha llegado a salvarnos y esa salvación viene acompañada de retos y peligros, pero también de la certeza de la compañía de Dios Padre quien ha sido la fuente de dicha revelación.

 

ANALISIS DEL TEXTO:

Este texto encierra una gran complejidad, sin embargo puede resumirse en dos aspectos fundamentales: (1) qué piensa la gente de Jesús desde la perspectiva del observador distante y de la tradición, y (2) qué piensan los que le han conocido y tienen una experiencia personal con él. El Jesús de Mateo, como gran educador no utiliza las estrategias tradicionales de enseñanza, no les dice qué deben creer, sino que da paso a una experiencia participativa, por eso pregunta ¿quién dicen que soy? De esta manera abre paso para que cada uno responda desde su experiencia personal. Es ahí donde se da la revelación de Dios, en la experiencia personal con Dios a través de Jesucristo. A través de su propia experiencia Pedro pudo decir que había conocido al Mesías, al Hijo del Dios vivo, mientras que los demás lo veían como un personaje de la historia que regresa o como profeta que denuncia.

Sin la experiencia personal Jesús es solo un personaje histórico, una figura como Mahatma Gandhi o Martin Luther King; un súper héroe, una persona capaz de entregar su vida por una causa justa para provocar una transformación social. Sin embargo, a través de la experiencia personal y la revelación de Dios, Jesús se devela ante nosotros como la Esperanza, la Vida y la Salvación; como el Hijo del Dios Vivo que durante su vida derrumbó paradigmas y promovió cambios en la sociedad de la época que aun perduran, pero que a través de Su muerte y resurrección ha venido a darnos vida abundante (Jn. 10:10) y vida eternal.

 

OPINIÓN PASTORAL
[Rvda. Marielis Barreto]

Yo soy…no es tan sólo una expresión que sirve para hablar de mi persona, sino que también evocan palabras de Dios y dichas por Jesús al referirse a sí mismo. Si Dios se presenta como Yo Soy y Jesús usa estas palabras para igualar su naturaleza a la de Dios, ¿será posible que cuando comience a decir lo que yo soy, esté haciendo referencia a los atributos divinos que hay en mí? Para tratar de acercarme a esta respuesta, hago referencia al diálogo de Jesús con sus discípulos, acerca de su identidad: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?” Menos interesado en la opinión pública y más en acentuar lo inclusivo de su ministerio, Jesús acude a hacer preguntas, en espera de respuestas. Esto me ayuda a decir que Jesús es como el ser humano y que el ser humano es como Jesús (cf. Juan 1), que tengo su oportunidad para manifestarme como él y que él se manifiesta por medio de la humanidad (cf. Filipenses 2:5-11).

“Y ustedes, ¿quién dicen que soy?” Ya fueran respuestas basadas en opiniones ajenas o propias, la pregunta de Jesús para sus discípulos debía tener matices de transformación, que son vigentes hoy. Esa transformación se da a partir del entendimiento de que Jesús es la encarnación del amor, la misericordia y la gracia de Dios. Es por esto que a la pregunta ¿quién crees que soy?, también puedo ofrecer una respuesta. Soy hija del Dios que vive en mí y que incluye a la humanidad en sus planes (cf. Jeremías 29:11), soy como Jesús y él es como yo. Mientras más son las representaciones de esta certeza basada en la fe, de que Jesús es como yo y yo soy como él, mayores oportunidades de comprenderlo, vivirlo, expresarlo y compartirlo. Que así sea.

OPINIÓN JOVEN
[Kirialis Cardona]

“WOW! Un loco, un rebelde, radical y defensor de la humanidad. Para mí, es una imagen de Jesús sin ponerle el nombre para aumentar ventas y trucos publicitarios. Al igual que Jesús, en el caso de Man of Steel son enviados al mundo por sus padres para que haya esperanza y un ejemplo a seguir. En los dos trailers la figura central es un poco radical y rebelde, y es así como me imagino a Jesús, un rebelde, que rompía los esquemas sociales para cumplir su propósito y llevar Su mensaje a la humanidad. Por otra parte, y pensando que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, esos personajes podemos ser nosotros mismos, poniendo en práctica los talentos y mandamientos que se nos fueron dados, defendiendo la causa del pobre y el menesteroso y llevando a su vez un mensaje de esperanza a quien lo necesite.”

©2013 IglesiaSiglo21.org (Preparado para la Sociedad de Jóvenes, ICDC, Espinosa, Dorado, PR)

Advertisements